Las personas que trabajan en una oficina suelen pasar gran parte del día ahí, algunos llegan a trabajar hasta 12 días dentro de cuatro paredes.

Debido a este estilo de vida, muchos oficinistas sufren de afecciones ligadas al descuido de su salud física y mental para darle prioridad al trabajo laboral que después de unos años pasa la factura.

Por eso, muchas empresas alrededor del mundo permiten a sus empleados hacer ejercicios y actividades para reducir el estrés y peligro de enfermedades.

Pero como no todas las empresas tienen estas prácticas, traemos para ti los mejores  consejos para que pongas en práctica y te consientas. 

Los 8 mejores tips de salud para la oficina

  • Levantarse de vez en cuando

Obesidad, glucosa alta, presión alta, colesterol en la sangre, enfermedades cardiovasculares, son algunos de los padecimientos que provocan estar sentado por periodos largos.

La recomendación es pararse cada 30 minutos o realizar actividad física de 30 a 40 minutos al día antes o después del trabajo para contrarrestar.

  • Hidratación

A veces no nos damos cuenta cuando estamos deshidratados y sin explicación alguna empezamos a sentir mareos, cansancio constante, dolores de cabeza, estreñimiento, piel seca y aumento de peso.  

Beber agua no solamente te ayudará a sentirte bien, también limpiará más fácilmente tu organismo de toxinas, azúcares y colesterol, evitando enfermedades cardiovasculares y digestivos.

  • Buscar aire natural

Muchas oficinas al tener aire acondicionado de manera constante, obligan a las personas a mantenerse encerrados de manera permanente durante sus horas laborales, estando en contacto directo con polvo y aire reciclado que no es nada bueno para la salud.

Por eso, durante tus ratos libres o al estar en casa, trata de abrir las ventanas o caminar un poco en busca de aire natural, ya que está comprobado que además del aire natural, como estar en contacto con los rayos del sol disminuye los niveles de estrés, evitando problemas cardiacos.

  • Snacks saludables

Es inevitable sentir un poco de hambre entre las horas de la comida, por lo que las máquinas dispensadoras son la salvación de todo oficinista.

Refrescos, golosinas y galletas son lo que más se consumen de estas máquinas, recibiendo una bomba de azúcar que puede elevar el riesgo de obesidad y diabetes sin aportar ningún beneficio nutricional.

Por eso, no dudes en llevar a la oficina tus propios snacks como fruta fresca picada, yogurt, semillas como cacahuetes o nueces, frutos secos  y galletas o cereales con fibra, bajo en azúcar.

  • Tener una planta 

Tener una planta natural en tu escritorio trae muchos beneficios aunque no lo creas, pues ver el verdor de una planta activa ciertas partes de nuestro cerebro que nos brinda bienestar con sólo verla.

Algunos de los beneficios observados en personas que tienen una o más plantas en la oficina fueron: mejora de la productividad, equilibrio del estrés, mejora de la creatividad, entre otros.

  • Caminar de vez en cuando

Como mencionamos anteriormente, es vital levantarse cada tanto de la silla para poder gozar de una mejor salud, pero caminar sin duda hará que notes la diferencia.

Camina en tus horas libres un poco por las instalaciones de tu oficina, trata de tomar aire fresco y de sentir los rayos del sol. Si llevas auto al trabajo, trata de tener un tramo para caminar antes y después de tus horas laborales.

Si puedes, crea pretextos para estirar las piernas, como ir a la copiadora, ir al baño, etc., tu cuerpo y tu mente te lo agradecerá.

  • Cambia tu oficina

Si tienes una oficina propia puedes realizar algunos cambios que beneficien tu rendimiento laboral.

Coloca tu escritorio cerca de una ventana, lleva plantas que limpien el aire y te brinden paz, enciende un aromatizante con aromas relajantes, abre la ventana un poco y mantén organizado todo.

Verás que realizar pequeños cambios como estos te hará sentir mejor en tu espacio de trabajo.

  • Desconéctate 

Cuando tengas un tiempo libre trata de desconectarte un poco en vez de revisar las redes sociales o adelantar tareas.

Despega la vista de las pantallas y papeles, cierra los ojos, platica con tus compañeros sobre gustos y hobbies, escucha música relajante, camina un poco, etc. Estas prácticas te ayudarán a volver al trabajo con más energía y con menos estrés.

Usamos cookies para procesar información y poder mostrarte anuncios publicitarios personalizados. Dispones de información detallada sobre las cookies y como las usamos aquí y puedes consultar nuestra política de privacidad aquí. ACEPTO