YouTube tiene unas políticas y normas, que establecen que clase de vídeos han de retirar. El contenido que no está dispuesto a tolerar, es el siguiente:

  • Contenido para mayores de edad: El contenido adulto o contenido explícito está prohibido.
  • Contenido dañino o peligroso: Para evitar lesiones y perjuicio a la salud. YouTube establece no subir vídeos donde personas y sobre todo niños, realicen acciones, que pongan en peligro su salud, o inciten a los que lo ven a ponerla en peligro.
  • Contenido violento o gráfico: Los vídeos que muestran violencia para crear morbo. Los que cuyo propósito son ser sensacionalista para ganar visitas, están prohibidos. Los vídeos de este tipo que son documentales e informativos son la excepción a la regla. Porque lo que se busca es evitar que otras personas repitan dichas acciones.
  • Contenido de incitación al odio: No permiten la violencia contra personas o grupos de personas, por motivos de raza, sexo, religión, discapacidad, edad, nacionalidad, orientación sexual, etc.

Este último punto, ha provocado controversia entre los usuarios y las políticas de YouTube. Ya que la línea entre la incitación al odio y el debate, parece ser muy fina. Hay algunos usuarios que han visto claro, casos evidentes de discriminación, y no han obtenido la censura o retirada de esos vídeos, por parte de YouTube.

La homofobia y el racismo en YouTube

Aunque toda la normativa sobre la censura de vídeos parece estar en regla. La verdad es que aún existen agujeros por los que se cuelan practicas que podrían considerarse homofobicas y racistas. Y YouTube parece tratar estos temas tan controvertidos, por encima, para evitar la censura a sus usuarios.

Es común encontrar vídeos, donde los YouTubers expresan de manera clara y contundente, su opinión contra estos grupos. Fomentando la discriminación, el odio y el insulto, resultando algunos hasta amenazantes. Sin embargo, a pesar de las denuncias, es poco probable que estos vídeos sean retirados.

Un ejemplo de caso de homofobía en un canal y que no se hizo nada. Fue en el que se encontrarón comentarios racistas y homofóbicos contra el escritor Carlos Maza. Y YouTube defendió su postura, dejando el canal sin censurar. Porque el YouTuber según ellos, no incitaba a otras personas a acosar al escritor.

La violencia verbal también cuenta

Otras de las excusas más comunes, que se pueden encontrar en las redes sociales, y que también ha aplicado YouTube. Es catalogar la violencia verbal como una “opinión”, lo cual no viola sus políticas, por lo que no debe ser retirada.

Sin embargo, ha debilitado la creencia en la supremacía blanca, para erradicar la ideología nazi que aún prevalece a pesar de los años. Incluso, ha retirado vídeos donde YouTubers esconden sucesos importantes de violencia. como el holocausto.

Sin embargo, parece que le queda un gran camino por recorrer, para establecer, qué es inapropiado y qué no. En cuanto a temas actuales, que afectan al mundo.

Nuevas normas contra el “Contenido Límite” que YouTube quiere evitar

El “Contenido Límite” está compuesto por información falsa y errónea, que puede dañar a otras personas. Son los contenidos basura que abundan actualmente el internet. Y se están convirtiendo en un cáncer cibernético, que afectará a muchas personas.

Un ejemplo de todo esto, son los vídeos que revelan las curas milagrosas contra el cáncer, y el contenido pseudocientífico, como los terraplanistas, que convencen cada vez a más personas alrededor del mundo, de que la Tierra es plana. Puede parecer inofensivo, pero es cuestión de tiempo que haya consecuencias, que puedan dañar a personas o incluso a una sociedad.

Ejemplos de canales no permitidos

Un ejemplo claro sobre algo grave, que se está produciendo en la actualidad. Es la cantidad de comunidades anti vacunas que han surgido, gracias a vídeos de YouTube y otras redes sociales, que incitan a no vacunar.

Como consecuencia, en varios países se han establecido protocolos de alertas sanitarias, por fuertes brotes de virus que se expanden rápidamente entre los niños, que no han sido vacunados. Los padres desinformados y convencidos de que lo mejor es no vacunar, exponen a sus hijos a enfermedades mortales erradicadas gracias a las vacunas.

Sin duda, casos como estos han sido una gran lección para portales como YouTube. Que han provocado que endurezcan su normativa y la hagan más dinámica atendiendo a los cambios sociales que se producen, lo que ayer estaba permitido hoy no, e internet tiene que ir de la mano.