¿No consigues dormir bien? ¿Estás cansada/cansado? ¿Te despiertas muchas veces por la noche? Dormir y descansar en determinadas etapas de nuestra vida, nos puede resultar complicado, por diversos motivos. Al no descansar correctamente, nos podemos sentir agotadas o agotados y con problemas de concentración durante el día.

Hoy vamos a comentar algunos consejos y trucos que podemos llevar a cabo para descansar mejor y dormir de una forma más placentera, solo modificando ciertos hábitos de nuestro día a día.

Cuida y protege tu habitación

Es muy importante crear una buena atmosfera de tranquilidad en nuestra habitación. Debemos evitar dormir cerca de dispositivos electrónicos, mantener una temperatura adecuada (evitando un excesivo calor o frío) y conseguir que sea una zona libre de ruidos.

Nuestra habitación debe convertirse en un lugar de retiro y descanso, dejando fuera de ella todo aquello que pueda provocar malestar en durante nuestro descanso.

Medita 10 minutos antes de dormir

Una medida muy efectiva es realizar una pequeña meditación y control de la respiración que nos ayude a relajar, tanto nuestro cuerpo, como nuestra mente. De esta manera, cuando decidamos irnos a dormir, nuestro cuerpo y nuestra mente estarán preparados para aprovechar al máximo el descanso.

Evita las siestas

Muchas veces presentamos serios problemas para conciliar el sueño o nos despertamos multitud de veces durante la noche. En muchos casos, esto es debido a que tenemos el sueño algo cambiado. Al no descansar bien por las noches y durante el día dormimos en exceso, lo que nos provocamos es un cambio en nuestro ritmo del sueño.

La siesta no es mala, siempre y cuando, evitemos dormir más de unos 20 minutos. Pero, si tenemos fuertes problemas de sueño, lo mejor es evitarlas, de esta forma acostumbraremos al cuerpo a dormir y descansar correctamente por la noche.

Descansa entre 7 y 8 horas

Debemos intentar, en la medida de nuestras posibilidades, dormir y descansar una media de entre 7 y 8 horas. Por ejemplo, si debemos levantarnos a las 6 de la mañana, es aconsejable acostarnos sobre las once de la noche. De esta forma, damos el tiempo preciso a nuestro cuerpo para cargar pilas y descansar. Además, crear un hábito de sueño nos ayudará a conseguir un descanso más placentero.

Una ducha o baño caliente

Algo que puede ayudarnos mucho a la hora de descansar mejor, es el simple hecho de darnos un baño o una ducha caliente antes de acostarnos. Con el agua caliente ayudamos a nuestro cuerpo a relajarse y puede ayudarnos a descansar de una forma más placentera.

Prepara la mente y el cuerpo para dormir

Cuando se vaya acercando la hora de dormir y descansar, debemos ir preparando el ambiente para comenzar la relajación. Lo mejor es atenuar las luces y bajar el volumen de los dispositivos electrónicos. Si realizamos este proceso de forma habitual, nuestra mente y nuestro cuerpo se habituarán y comenzarán a relajarse progresivamente.

Practiquemos un poco de deporte

Practicar deporte nos ayudará a mejorar nuestra capacidad de descanso y dormiremos mucho mejor. Podemos practicar deporte unas tres o cuatro horas antes de irnos a dormir, de esta forma, nuestro cuerpo y nuestra mente descansarán mucho mejor.

Evitemos el consumo de bebidas excitantes y mantengamos una dieta equilibrada

Esta claro que debemos cuidarnos por dentro y por fuera para poder conseguir los mejores resultados a la hora de descansar y dormir mejor. Debemos evitar el consumo de bebidas excitantes como aquellas que presenten alcohol o cafeína. Por otro lado, es fundamental que nuestra dieta este equilibrada y nos aporte los minerales, proteínas, vitaminas y demás, que nuestro cuerpo y mente necesitan, para un correcto funcionamiento. Además, durante la cena es recomendable no tomar cenas copiosas, ya que podemos tener una digestión complicada durante la noche y nos afectará a nuestro descanso.

En conclusión…

Si padecemos de problemas de insomnio, nos despertamos mucho por la noche, o simplemente, no descansamos bien, debemos centrarnos en mejorar nuestro descanso. Para ello, lo mejor es crear un hábito de descanso para nuestro cuerpo y nuestra mente. Por lo que, podemos practicar un poco de ejercicio, evitar el abuso de la siesta, darnos una ducha o baño caliente, relajar el ambiente de nuestro hogar según se vaya acercando la hora de dormir, crear un ambiente confortable en nuestra habitación y evitar, en la medida de lo posible, dispositivos electrónicos cerca de nuestro lugar de descanso. Con estos sencillos y prácticos trucos podemos mejorar nuestro descanso y descansar durante la noche para poder afrontar con energía el próximo día.

Si deseas conocer otras noticias sobre nuestra salud, no te pierdas el siguiente artículo: Descubre los beneficios y propiedades de la manzana para la salud