Dinamarca ha aprobado un plan para construir una isla artificial en el Mar del Norte que será el centro de cientos de aerogeneradores marinos de 260 m de altura que generarán 10 GW, energía suficiente para 10 millones de hogares.

 La primera etapa tendrá el tamaño de 18 campos de fútbol  para 3 GW, costará 29 mil millones de euros (alrededor de 34 000 millones de dólares) y debería estar operando alrededor del año 2033.

 Douglas Broom comentó que el objetivo final de 10 GW debería ser más que suficiente para toda Dinamarca. La capacidad sobrante se utilizará tanto para vender a otras naciones, como para crear hidrogeno verde a partir del agua de mar.

 Las grandes baterías de la isla también se utilizarán para almacenar el excedente de electricidad. La gran escala del proyecto puede ser un motor para múltiples tecnologías y un modelo para otras naciones costeras a medida que las instalaciones eólicas marinas globales continúan aumentando.

Islas artificiales pretende visibilizar el potencial de la energía eólica marina para el logro de objetivos contra el calentamiento global

Se necesitan proyectos ambiciosos como este si la Unión Europea quiere alcanzar sus objetivos de electricidad renovable y aumentar 25 veces la capacidad de energía eólica marina para el 2050.

LEER
Ghates Occidentales de la India

Broom termina citando al presidente Orsted, el principal parque eólico, diciendo que la energía eólica marina también debería ser vista como una oportunidad para trabajar con otros sectores basados en el océano como la matrícula y la pesca.

Dinamarca, la nación que construyó el primer parque eólico marino del mundo, acordó un plan ambicioso para otra primicia mundial: una isla de energía en el Mar del Norte que eventualmente podría ser capaz de suministrar energía a 10 millones de hogares. La medida creará un impulso crítico para la capacidad eólica marina del mundo.

El primer esquema de energía de “centro y radio” implicará la construcción de una isla de 80 kilómetros de la costa danesa para que actúe como el centro de transmisión de cientos de turbinas eólicas que la rodean. Con $ 34 mil millones, es el proyecto de construcción más grande de la historia danesa.

El proyecto también es un modelo potencial para que otras naciones costeras desarrollen sus propias fuentes de energía verde. “Está en aguas danesas, sí, pero conceptualmente podría estar en cualquier otro país”, dijo Peter Larsen del Programa del Centro de Energía Eólica del Mar del Norte.

LEER
El árbol hueco

Hub energético para Europa, modelo para el mundo.

La fase inicial de la isla artificial es del tamaño de 18 campos de fútbol. Inicialmente, el centro del Mar del Norte será capaz de producir 3 gigavatios de electricidad, pero el plan es escapar hasta 10 gigavatios, que es casi una vez y media la necesidad actual de Dinamarca.

Además, suministrar electricidad a otros países europeos, el objetivo es utilizar la nueva isla en alta mar para producir hidrogeno verde a partir del agua de mar, que también se puede exportar. Grandes baterías en la isla almacenaran el excedente de electricidad para usar cuando la demanda sea alta.

Aunque el gobierno danés tendrá una participación mayoritaria, se invitara a empresas privadas a unirse a una asociación publica/privada para construir el proyecto. La energía será suministrada por hasta 600 turbinas eólicas gigantes, cada una de ellas se hasta 260 metros de altura.

Dichos esfuerzos son clave dados los nuevos compromisos de prioridad climática de países de todo el mundo. Como ha informado Reuters, la Unión Europea tiene la intención de depender principalmente de la electricidad renovable para 2031, aumentando su capacidad de energía eólica marina 25 veces para 2050.

LEER
Refugios azules

Las instalaciones eólicas marinas experimentaron una ligera caída cercade 2010, pero han estado creciendo desde entonces. De hecho, 2020 vio inversiones financieras record en energía eólica marina, según nuevos datos de The Renewables Consulting Group.

La ampliación de la energía eólica marina debería se real catalizador de otras actividades económicas basadas en el océano en todo el mundo. La instalación de parques eólicos tiene un impacto en el medio ambiente local, pero también es una oportunidad para hacer otras cosas.

Existe la necesidad de “establecer ambiciones altas” en lo que respecta a la energía renovable en alta mar y permitir otras actividades en la misma área como la maricultura.