Aunque existen muchos estudios al respecto, al final todo se basa en una cuestión de gustos personales. Ya que siempre existirán puntos a favor o en contra para usar calcetines a la hora de dormir. Y cada uno lo interpretará de la forma que mejor le venga.

Si atendemos a la personalidad de las personas, nos encontramos que aquellas que suelen ser más dependientes, vulnerables y sienten la necesidad de sentirse protegidos, prefieren dormir con calcetines. Mientras que los que tienen mayor seguridad en si mismas y son más independientes, prefieren dormir sin calcetines.

Otros factores que condicionan el uso de calcetines para dormir es la sensibilidad al frío. Así las personas más frioleras serán partidarias de dormir con ellos, para sentirse más calentitas mientras duermen. Sin embargo los más calurosos evitarán el uso de calcetines, ya que les costará más conciliar el sueño debido al excesivo calor.

Según los estudios que se han realizado, se atribuye el uso de calcetines, a un factor que ayuda a conciliar mejor el sueño, ya que el calor corporal que se estimula con el uso de calcetines envía un mensaje al cerebro, a través del cual este asume las condiciones idóneas para dormir. En estas investigaciones se ha determinado que si una persona tiene frío, se produce una vaso-constricción y el mensaje que llega al cerebro es totalmente el contrario. Es por ello que se determina que el uso de calcetines y por tanto la sensación térmica de calor, genera las condiciones ideales para dormir.

Higiene y salud

Tanto si se duerme con calcetines como si no, lo más importante es una correcta higiene. Si la ropa de cama está limpia pero usamos calcetines sucios, podemos facilitar la aparición de hongos e infecciones. Por el contrario si la ropa de cama no está todo lo limpia que debería, el uso de calcetines limpios nos ayudaría a protegernos contra una posible infección.

Para las personas con problemas de circulación, el uso de calcetines puede parecer más cómodo, ya que al mantener el calor en la zona, mejora esta dolencia. Pero en realidad no es nada recomendable, ya que el uso de los mismos, sobre todo si son muy apretados, puede hacer que la sangre no fluya correctamente, facilitando la aparición de varices. Por tanto, si se tienen problemas de circulación, lo mejor es dormir sin calcetines para que la sangre pueda fluir de mejor manera.

Para las personas que tienen problemas de grietas en los talones, puede ser una buena idea el uso de calcetines. Lo ideal es aplicar crema hidratante antes de ir a dormir y después ponerse los calcetines, de esta forma el calor facilitará la absorción de la crema y evitará que la piel se reseque.

Consejos para dormir

Si definitivamente eres de los que prefieren dormir con calcetines, te dejamos una serie de consejos para cuidar tu salud.

  • Usa siempre calcetines limpios, no los uses más de dos días seguidos, aunque sólo los estés usando para dormir. Ya que según pasen los días aumenta la probabilidad de que se puedan generar hongos e infecciones, que afectaran negativamente a tu salud.
  • Evita el uso de calcetines demasiado ajustados, ya que de lo contrario pueden dificultar la circulación de la sangre.

Si por el contrario, eres de los que definitivamente no usan calcetines para dormir, recuerda:

  • Cambiar tus sabanas al menos una vez a la semana, para evitar igualmente la aparición de hongos e infecciones.