Mala distribución, contaminación y competencia limitan el acceso al agua potable.

Se evapora de los océanos, cae sobre la tierra, discurre por los cauces de los ríos y fluye de nuevo hasta el mar: el agua, un recurso aparentemente limitado. Pero sólo el 25% del agua de la tierra es dulce, y la mayor parte esta congelada. Así únicamente el 0,6% del agua dulce disponible es aprovechable. El cambio climático podría redistribuirla, y la subida del nivel del mar, convertir el agua dulce de la costa en salobre.

El ciclo hidrológico produce una cantidad constante de agua, pero su calidad se deteriora a medida que la población humana crece. Unos 80 paises sufren escasez. Mas de mil millones de personas carecen de agua potable, y cada día mueren 25.000 por enfermedades relacionadas con el agua. A medida que el déficit de agua se intensifique, se producirá competencia -entre los países ribereños de un gran rio, por ejemplo-, lo que podría provocar brotes de violencia.

Una persona necesita al menos 50 litros de agua al día para su higiene, beber y cocinar, afirma el experto Peter H. Gleick. Pero una sexta parte de la población mundial debe conformarse con menos. Los densos núcleos urbanos y la falta de control sobre la contaminación crean escasez incluso en las regiones húmedas de África y Asia.

Una parte del agua es reutilizable, aunque a menudo debe depurarse. Pero la mayor parte de la usada para el riego no es reciclable. En Estados Unidos, cerca del 30% del agua de regadío se bombea del acuífero de High Plains, tan explotado que tardará miles de años en regenerarse.

¿Quién tiene agua?

Las naciones con recursos hídricos abundantes pueden convertirse en pobres en términos de agua utilizable y disponible per cápita. En las zonas más pobladas de África y Asia, el agua de lluvia esta contaminada. En muchos países, menos de la mitad de la población dispone de agua potable. La desalinización es una solución para algunas naciones ricas, pero continua siendo demasiado cara para la mayoría.

¿A dónde va a parar el agua…

Agricultura                          70%

Alrededor del 17% de los cultivos del mundo son de regadio, producen el 40% de los alimentos agrícolas y requieren de 2.500 km cúbicos anuales de agua. El algodón y el arroz exigen grandes cantidades. El 40% de los cereales, para cuyo cultivo se precisan cantidades indigentes de agua, se destina a la alimentación del ganado.

Industria                              20%

Los avances tecnológicos permiten reducir el consumo de agua. En los años treinta, fabricar unan tonelada de acero requería de 60 a 100 toneladas de agua; hoy bastan seis. Para una tonelada de aluminio (un sustituto del acero) se utilizan 1.500 litros de agua. Las centrales eléctricas suelen refrigerarse con agua reciclada.

Consumo domestico        10%

El consumo de agua para limpiar, cocinar y beber está disminuyendo en algunos países desarrollados. Antes de 1990, en Estado Unidos los inodoros gastaban unos 20 litros por descarga de la cisterna; desde 1994, sólo vierten 6 litros. Las lavadoras de carga frontal necesitan un 39% menos que las de carga superior.

…y de donde procede la contaminación?

Fertilizantes, pesticidas, herbicidas, desechos animales, sales vaporizadas del agua de riego y sedimentos de la deforestación van a parar a las aguas subterráneas y superficiales.

Industria y minería contaminan el agua con productos químicos y metales pesados. Emisiones de las centrales térmicas provocan lluvia ácida, que contamina el agua superficial.

Las aguas residuales no tratadas infectan cada vez más los ríos urbanos en los países desarrollados. El agua salada se filtra en acuíferos costeros dañados por el uso excesivo.

¿Quién esta usando el agua y para que?

Estados Unidos, Canadá y Australia -el mayor consumidor de Oceanía- utilizan mas agua per cápita que la mayoría de los demás países. Excepto en la Europa industrializada y en América del Norte, la población emplea la mayor parte de su agua para el riego de cultivo.

Usamos cookies para procesar información y poder mostrarte anuncios publicitarios personalizados. Dispones de información detallada sobre las cookies y como las usamos aquí y puedes consultar nuestra política de privacidad aquí. ACEPTO