Con motivo del 10° aniversario de los teléfonos de iPhone, para celebrarlo se hizo el gran lanzamiento de un dispositivo con el nombre de iPhone X que todos los fanáticos de Apple estuvieron esperando ansiosos.

Desde luego, se esperó que la compañía se guardara lo mejor para este momento con un teléfono digno de ser un parteaguas entre lo que hemos estado viendo desde hace un par de años y las implementaciones de nueva tecnología del momento.

Las novedades que trajo el iPhone X a Apple que emocionaron a sus seguidores

Entre unas de sus novedades pudimos encontrar la pantalla OLED que ya tenía cierto tiempo en el mercado pero es hasta este momento cuando vendría a sustituir a sus pantallas LCD de manera definitiva.

El botón de home físico desapareció dando la bienvenida las pantallas completas de borde a borde, dándole también una apariencia más moderna y elegante, así mismo se estrenó el nuevo gesto “tap to wake up” donde sólo bastaría tocar la pantalla para encender el teléfono.

El Face ID desde luego también ha sido una gran novedad, debido a la desaparición de sensores frontales como el TouchID o huella digital, ahora se puede desbloquear el dispositivo a través de reconocimiento facial en 3D en donde el sensor reconoce el rostro físico, evitando que las personas accedan a través de fotografías o imágenes de rostros.

Aunque las baterías inalámbricas no es tecnología nueva, sí que lo es para Apple quien finalmente se ha animado a implementarlo, con su terminal X que también fue anunciado su lanzamiento al mismo tiempo.

Por otro lado, las dobles cámaras que captan las mejores fotos destinados a los modelos Plus, vendrían implementados en los iPhone X, además posee estabilizador y flash Quad LED para obtener la mejor calidad sin gastar más.

Las críticas bajan al iPhone X de su título de innovador

Como pudimos ver, este dispositivo vino a traer bastantes novedades dentro de Apple, sin embargo, muchas de esta fueron tomadas de tecnología de otros fabricantes como Samsung quienes desarrollaron desde hace años lo que Apple viene presentando apenas.

Aunque los fans de esta compañía ya se morían por cambiar su viejo iPhone por el nuevo, los conocedores del mercado de smartphones en general solamente vieron más de lo ya visto, y se decepcionaron que Apple no hubiese hecho la gran cosa por lanzar al mercado novedades nunca antes vistas.

Anteriormente mencionamos que la pantalla OLED que viene estrenando Apple, en realidad ya se había visto antes en las Samsung Galaxy S8 y Note 8, en las LG e incluso en los dispositivos Pixel de Google.

El reconocimiento facial se estrenó en el 2016 en las Note 7 de Samsung y también es usado por la marca LG.

Mientras Apple se enorgullece de lanzar sus aparatos con carga inalámbrica, LG, Lenovo, Blackberry y hasta los menos famosos Windows Phone ya había usado esta tecnología sin hacer escándalo por ello, y sobre todo, sin hacer pagar mucho más a los usuarios por una simple terminal.

La respuesta de los fans de Apple ante las duras críticas

Haciendo una retrospección hacia la tecnología antigua de 1957, los simpatizantes del iPhone X responden que este dispositivo si supone un gran avance tecnológico, por estas sencillas razones expuestas anteriormente por Bradford DeLong, profesor de Universidad de California:

  • Si estuviéramos en la época de los tubos de vacío, el iPhone X valdría 150 trillones de dólares.
  • Tan solo la tecnología del procesador costaría 286 mil billones de dólares y ocuparía el espacio de 2 mil edificios de 300 metros de altura.
  • El sólo procesador gastaría 60 mil veces la energía que se produce para abastecer al mundo entero.
  • Para igualar la tecnología del teléfono, tendrían que estar operando computadoras del tamaño de un edificio de 3 kilómetros cuadrados y 300 metros de alto.
  • Se necesitaría la energía total que se produce en el mundo multiplicado por 30 para alimentar el teléfono.
  • Se necesitarían 2.5 trillones de transistores (más capacitores) para poder igualar su memoria de 256 Gb.
  • Todos esos transistores (que en aquel tiempo eran tubos de vacío) en total valdrían 150 trillones de dólares.

Algo bastante sorprendente si lo ponemos en la perspectiva de la tecnología de antes donde un solo iPhone X podría ocupar fácilmente el espacio de una pequeña ciudad.