Durante la juventud de Marte

A lo largo de los primeros mil millones de años, Marte era activo y violento. Los volcanes estaban en erupción, los meteoritos excavaban cráteres en la superficie y las avenidas tallaban canales. Con el tiempo, las fallas y los deslizamientos de tierra abrieron el sistema de cañones de 4.000 kilómetros de longitud conocido como Valles Marineris.

Marte se ha calmado desde entonces, pero la fuerza del viento, y tal vez la de la lava y la del agua, alteran el abrupto terreno de este planeta de 4.500 millones de años de antigüedad.

Coladas de lava, algunas provenientes del domo Tharsis -enorme región volcánica del ecuador-, allanaron áreas de Marte. El viento transportó arena, que rellenó cráteres y formó campos de dunas. Sobrevolando la cuenca Herschel, la cámara de alta resolución de la Surveyor fotografió un desierto cuyas dunas parecían estar “inmóviles”.

Las imágenes más sorprendentes, de la Surveyor, revelan muestras relativamente recientes de erosión por agua.

¿Marcas de Agua en Marte?

Trazos oscuros en la pared de un cráter, en Noachis Terra son la primera prueba de que en Marte aún podría fluir el agua. Si hubo vida en este planeta, éste cráter sería una buen lugar donde buscarla.

¿Cómo pudo fluir el agua en Marte sin evaporarse?

El agua, en estado liquido por la presión de las rocas suprayacentes, aflora. Parte se congela al llegar a la superficie, formando una presa de hielo.

El agua subterránea aumenta de presión bajo la barrera de hielo, y surge en un torrente demasiado rápido para que se congele.

El hundimiento de la capa de roca suprayacente produce un deslizamiento de tierras. Un flujo de roca, agua y hielo excava un canal y crea un cono de derrubios.

¿De que color es Marte?

Visto desde la tierra, el planeta brilla como un ascua de color rojo anaranjado en el cielo oscuro de la noche. Desde la sonda de aterrizaje Viking 2, que en 1976 obtuvo fotos en color de Marte, el “planeta rojo” es más bien amarillo y marrón.

Los estratros del cañón preservan las señales del tiempo

Los inconfundibles estratos en los fondos y las paredes de los cañones en Valles Marineris registran eventos y procesos que ocurrieron mucho antes de que la superficie de Marte adquiriera su forma actual. Los estratos escalonados en el fondo de Candor Chasma sugieren varios orígenes posibles: enormes coladas de lava, lluvias de ceniza transportadas por el viento, o el depósito de sedimentos en un lago antiguo.

Una montaña de hielo y polvo, de 2.7 kilómetros de altura, marca el polo norte de Marte. Cañones polares, de casi un kilómetro de profundidad, excavados por procesos desconocidos.

Hielo polar

Como las regiones polares de la Tierra, los polos de Marte difieren entres sí. Con un diámetro de 1.200 kilómetros , el casquete polar norte es tres veces mayor que el del sur.

El casquete norte compuesto por hielo y polvo, y su superficie está plagada de fosas. El casquete sur, más frió, está formado por dióxido de carbono helado, o hielo seco, y su superficie es más compleja, con escarpes, mesetas y fosas circulares.

Fracturación

Una imagen revela una cadena en forma de brazalete de hoyos poco profundos, a lo largo de una depresión creada por fallas. La depresión, de unos 480 metros de anchura, está en un flanco del volcán Pavonis Mons, y podría ser el resultado de un movimiento subterráneo de roca fundida. La corteza de Marte es rígida, y la ausencia de tectónica de placas hace que no existan cordilleras lineales ni fondos oceánicos extensos.

Huellas del viento

marte

Remolinos de polvo crean una maraña de líneas oscuras que surcan el suelo de Argyre Planitia, una cuenca de impacto. Los vórtices se forman cuando una columna de aire gira sobre el suelo calentado por el sol. El minitornado levanta polvo al desplazarse, exponiendo la superficie oscura que se haya debajo. El origen de estas líneas ha sido un misterio hasta que la Surveyor detectó la sombra de un remolino en acción. El viento dejó su huella tras un cráter, eliminado la capa de polvo.

Actividad volcánica

El mayor volcán del sistema solar, el Olympus Mons, se eleva unos 21 kilómetros. El mayor volcán de la Tierra, el Mauna Loa de Hawai, se alza solo 9 kilómketros sobre el fondo oceánico. En Marte los volcanes son gigantescos porque, en ausencia de placas corticales en movimiento, permanecen fijos sobre sus fuentes de magma. Se cree que en Marte hay aún actividad volcánica. Una colada de lava en Daedalia Planum queda detenida por el borde de un cráter.

Cráteres de impacto

Erosión en acción. El desplazamiento de una capa de roca de color claro descubrió un cráter mucho más antiguo. Un periodo de bombardeo de meteoritos que finalizó hace unos 4.000 millones de años dejó la superficie marciana acribillada. Muchas depresiones están hoy enterradas bajo la lava o el polvo. Se cree que la erosión eólica debió de “limpiar” este cráter.

Estas son algunas cosas descubiertas en Marte gracias al desarrollo y el avance en las investigaciones, pero queda tanto por descubrir que seguiremos curioseando sobre los planetas del sistema solar.