Gran parte de los accidentes que sufren los peatones, se debe a la distracción y la impaciencia, tanto de transeúntes como de conductores, con los semáforos.

Como conductores, muchas veces vemos el camino libre de peatones y otros coches, pero el semáforo te obliga a esperar, porque esta rojo. Por otro lado, los peatones también se ven obligados a esperar para cruzar, porque el semáforo tarda una eternidad en ponerse en verde.

Estas entre otras situaciones podrían ser solucionadas. Con ayuda de un agente de tránsito que regule el tráfico de acuerdo a la situación del momento. Tomando las mejores decisiones, y así hacer del tráfico de coches y de peatones algo ágil y fluido.

Pero debido a la ausencia de estos agentes, tenemos que respetar los tiempos de los semáforos. Aunque esto esta a punto de acabarse en Viena, Austria, gracias a semáforos inteligentes, que serán instalados en 2020.

Nuevos semáforos inteligentes, ¿cómo funcionarán?

Estos semáforos tendrán instalados un sistema inteligente. Que hará que los semáforos cambien automáticamente la luz según las condiciones, tanto del tráfico como de los peatones. Procesará simultáneamente la información de peatones y coches, y brindará una solución instantánea.

Desarrolló llevado a cabo por la Universidad Técnica de Graz. Será posible gracias a un amplio sistema de cámaras, interconectadas con los semáforos inteligentes. Con un campo de visión de 8 x 5 metros, serán instaladas en lugares estratégicos, como los cruces y senderos peatonales, donde captarán la información sobre el movimiento de las personas, que tienen intenciones de cruzar la calle.

Algunas acciones que tendrán estos semáforos será mantener la luz verde cuando el tráfico sea pesado, y no haya peatones. O cambiar la luz a roja, cuando se detecten una gran cantidad de peatones esperando a cruzar la calle, si el tráfico es menor. Dando el tiempo justo para que todas las personas crucen la calle.

También evitará esperas innecesarias a los conductores, ya que el semáforo cuando no detecte más peatones cruzando la calle, cambiará de color inmediatamente, para dejar pasar a los coches. Ya que los peatones han terminado de pasar más que de sobra.

Con esta medida, las autoridades de Viena esperan minimizar el tráfico, y evitar accidentes, de atropellos a peatones. Intentan agilizar el flujo del tráfico, tanto de peatones como de coches de las calles, en función del flujo real.

Horst Possegger, uno de los investigadores que está desarrollando esta tecnología. Afirma que las cámaras instaladas en los semáforos podrán captar el movimiento de las personas, que se ubican a los lados de los semáforos, para cruzar al otro lado de la calle.

Los semáforos inteligentes funcionarán, gracias a un complejo algoritmo, que incluye modelos de movimiento, al que se le suman los datos que recolectará el semáforo en tiempo real. Se podrán realizar cálculos, que pueden predecir  en cuestión de segundos, si una persona intentará cruzar la calle.

Possegger dice que solamente tarda 1 segundo el algoritmo en predecir el movimiento de las personas. Tras pasar 2 segundos los resultados se vuelven más certeros y fiables, activando los cambios de luz.

Este proceso es incluso 4 segundos más rápido, que el que activa una persona cuando pulsa el botón de parada ubicado en los semáforos. Ahorrando tiempo y esfuerzo.

Una medida eficaz de inclusión para personas con limitaciones motoras y visuales

Gracias a este gran avance tecnológico muchas personas con discapacidad visual y motoras podrán cruzar las calles sin peligro alguno. Brindándoles la oportunidad de desplazarse por la ciudad de una manera más independiente y segura.

Los días donde los peatones tenían que ayudar a cruzar a las personas de edad avanzada se terminarán. Pues estos semáforos inteligentes controlan la velocidad con la que se desplazan. Otorgándoles el tiempo necesario para cruzar sanos y salvos por su propia cuenta.

Este algoritmo también deberá poder vigilar a las personas que cruzan con ayuda de otros medios. Como por ejemplo silla de ruedas, muletas, bicicletas, patines, entre otros.

Las personas con visión limitada o nula también podrán sentirse más seguras al cruzar la calle, con este nuevo sistema de tráfico. Puesto que hace que las personas no se ajusten a los coches. Si no que cada uno tenga su importancia, de manera justa y por igual.